miércoles, 26 de diciembre de 2007

La Navidad en Praga. Arbolitos de luces, ángeles anunciadores de la Paz de luces azules, la Plaza de Praga iluminada y luminosa. Praga, la hermosa y nostálgica Praga sonriendo, como sonríe la gente de Bohemia, al recordar al mas extraviado de todos, que dijo que el amor es, en realidad, por sobre la muerte, la única certeza que tenemos.





4 comentarios:

- Polillita dijo...

Gracias por postear! Ya estoy mejor. Si se que estas cosas se pasan, pasé por peores,lo sabes, pero ahora las hago publicas, así puedo convertirme tambien en publico y mirarlas bajo otro prisma. Ademas que con los años he conocido un monton de gente que ha pasado algunas cosas raras y es increible como les alivianas la carga cuando compartes tus historias con ellos. Asi que tb espero que a alguno le sirva para no sentirse tan loco.

Paciencia mi viejo lindo ...paz + ciencia...

nos vemos

Bichicome dijo...

Buenisimas imagenes...

luciérnaga dijo...

¡Que dulzura tierna en las figuras!
Abrazos.

L.

Rodrigo dijo...

buscadores viernes...hoy botaré la mitad de las leseras que acumulé en el escritorio.

hace tres semanas se cayó el cielo falso de mi oficina y como el trabajo de reparaciones era urgente, pienso que, con suerte, el tres de enero tomaré posesión nuevamente de mi territorio...

tu conoces lo público.

vine por aquí buscando el remanso que siempre encuentro; y hoy me inundé de recuerdos.

Hace años, en epocas de navidad, estuve en Nürnberg, en el famoso Christkindlesmarkt, me acordé del arbolito y los ángeles dorados...
(curioso, quien iba a pensar que seguiría ligado a esas tierras...en fin.)

también me acordé de cuando era chico, los dias oscuros de la patria y mi trabajo en una vicaria. En una de las paredes de aquel sitio, había un dibujo del Nemesio Antúnez, referia al más extraviado de todos y siempre me sobrecogió...

he leído tus notas con la calma de un viernes en que inicio un proceso de cambio significativo...y ha sido bueno.

Este lugar, parafraseando texto de la obra Sin Sangre, siempre me resulta clemente, compasivo, sin sangre...


abrazo fraternal.