martes, 15 de noviembre de 2011

Apenas camino por la resaca. Creo que en cualquier momento pueden salir violentamente mis tripas por la boca. Tengo un hacha encajada justo en la línea media de la cabeza, y pulsa asquerosamente. Supongo que ha habido mañanas peores, pero no recuerdo cuándo fue la última. Quien lea esto pensará que es ficción o algo por el estilo. No. Es una maldita resaca de un maldito ron envejecido que se cruzó, seguramente bebida de piratas por lo que se ve, nadie más aguantaría semejante porquería. Un loro grazna en mi hombro. La superficie ondula con las livianas olas. Trato de mantener la vertical pero es difícil.
Mañana será otro día.

2 comentarios:

Isa dijo...

Tengo que reconocer que me encanta cómo escribes. Consigues realmente que quien lee tus publicaciones pueda ponerse en tu lugar. De hecho, ¡leyendo esta entrada he conseguido recordar mi peor resaca vivida!

DoblePolaridad dijo...

"Don" Mahiakeff parece que mis resacas eran mas depresivas y no sacadas de una película de miedo pero que quiere que le diga por algo soy DoblePolaridad porque o la resaca no existía durante algunos días o cuando existía quería morir de depresión... eso si, algo teníamos en común: eran del ¡TE-RROR!