martes, 4 de mayo de 2010

Escucho a Regina Spektor, "Us". Siento el frio del otoño. Miro por la ventana. Escribo sin ton ni son pero con cierta constancia. Decido y decido como si una corriente de agua fuese bajando por la montaña. Me sorprendo de sentir cómo algo apagado y tenue se perfila en el horizonte heideggeriano de mis sueños. He pensado que una especie de lobo husmea curioso y confiado los ramajes de los árboles. Una vieja canción a veces se me cuela por los oídos de la memoria. Una nostalgia detrás de otra, y de otra, como si algo que no conozco no se decidiera a abandonarme. Parece que por ahora no quedaran preguntas sino que apenas una especie de mecanismo seguro y atildado que corre y corre yendo hacia donde corresponde sin hacerse interpelación alguna. El café está empezando a hacer mella en el epitelio gástrico a pesar de las protecciones naturales con las que suele funcionar. A pesar de todo esto, una canzonetta estúpida tiñe esta y otras divagaciones, a pesar del lobo y del agua que baja caudalosa.
¿Alguien tiene el futuro asegurado?

5 comentarios:

luciérnaga dijo...

...Como que el pesimismo de
Heidegger estuviera visitando su
alma...

difusa dijo...

Nop ...

Camino del sur dijo...

Nadie...

y me preguntan que será el día después y yo no lo sé, solo sè que aunque campea a veces el pesimismo deseo igual que ese día después siempre llegue.

Cariños desde mi frío sur pero con unos días de otoño maravillosos te invito a ver algunas fotos en mi otro blog Imágenes de otoño

María Pilar

Miguel F. Barrios. dijo...

Uf, excelente, alguien dice que lo mejor ante los actos buenos, son simples momentos de silencio, no hay más que hacer.

Me ha gustado mucho. Que bueno, me gusta la pasividad del ambiente, pero esa atmósfera cargada que crea el narrador. Excelente.

Seguiré pasando por acá. Definitivamente.

Abrazos.

Xi dijo...

La música, esa hechicera que nos lleva y nos trae adonde quiere. Esa voluta de humo que sale de un parlante y que nos conecta con lo que somos antes del lenguaje.

Que es, probablemente, lo que somos más.

Para adelante y para atrás.

Abrazo cronopio.