lunes, 18 de enero de 2010

Exhausto.
Los atardeceres son plomos, sobrevivientes. Ápices de fuerza sostienen el cuerpo, convertido en una especie de sombra.
Entretanto, leo. Mishima: "un muro de sombras..." entre otras exquisitas frases. Bloom: "las doce caras de Dios...". Sartre: "la náusea ha vuelto a invadirme".
Vienen los Cranberries en Enero. Cuando fuí a ver a la O'Riordan aluciné con su voz celta. A la espera y pidiendo pista una docena de libros que me apetecen. Mi cuerpo necesita sol para hacer huír a las sombras y convocar a cierto guerrero que duerme. A veces necesito ver al Rilke, mi perro que se quedó ciego, como Argos, el perro de Ulises.
Desfallezco. Ulises. Un muro de sombras. Imprescindible comprar las entradas para ver a los Cranb. Náusea. Espero despertar.

6 comentarios:

fidelio dijo...

hoy estuvo nublado pero mañana seguro sale el sol que necesita para despertar a su guerrero... uyuyuy.

difusa dijo...

Suena como el lamento de fin de ano laboral ... nimo amigo las nubes negras siempre pasa. Y las necesitamos para poder apreciar el sol que a veces se demora en salir, pero al fin de cuentas siempre sale!
Te mande un mail, te llego?
Un fuerte abrazo desde Castro!

difusa dijo...

Espero que no hayas desfallecido y logrado cruzar la recta final. Fuiste a los Cranberries? Qué tal?

Aparece, por fis!

Pagana dijo...

Necesito saber que estás bien. Un abrazo grande.

Miguel F. Barrios. dijo...

Que excelente texto, muy buena manifestación de la condición humana, en esos días a veces se logra pensar y llegar muy al fondo.

Buen día. Seguiré pasando.

Camino del sur dijo...

¡Que días Mahiakeff que días!!!!

Espero te encuentres bien, por acá mejorando las cosas.

Un gran abrazo