domingo, 7 de septiembre de 2008

Moleskine,


1/9/08:

Cena en el Castel de Burlats, el antiguo castillo de los Condes de Toulouse, en la mágica región de Occitania. Torreón y una cena maravillosa y delicada, hecha de mil sabores suaves entremezclados explotando como burbujas en el paladar.



Torreón del magnífico Castel de Burlats, edificado por 1300.






3/9/08:
Las casas al borde del río en Castres, en el Midi francés, tienen puertas sobre el agua. Ahí atracaban los botes que llevaban tejidos y lanas, la especialidad del Castres del medioevo que la hizo famosa y rica. Su población se hizo protestante porque, entre otras cosas, a Castres llegaban los mercaderes de los países nórdicos buscando y trayendo paños finos y fuertes. Los alrededores de Castres son serranos y no quedaba otra manera de vivir que criando ovejas. De ahí la lana y los telares. Grandes fortunas se hicieron en Castres en este ir y venir de las telas y los tejidos.

Paisaje de río y serranía cerca de Castres.

Por Toulouse pasa el lento Garonne. En Toulouse hay magníficas casas del Renacimiento.Son de familias que hicieron fortuna con la tinta extraída de unas flores que se cultivan en la región. Toulouse estaba en la ruta de Santiago y hubo de hacer una catedral capaz de recibir a los millares de peregrinos que seguían hacia Compostela. Se hizo una gigantesca catedral románica y se la dedicó a San Saturnino ("Serin" en lengua d'Oc), el mártir que los romanos condenaron a morir atravesado por un toro.

Toulouse, Castres, Burlats, Lavaur, Montpellier fueron parte de Occitania, el bello país que se hizo hugonote y que dió origen al dialecto d'Oc, el dialecto del Midi francés casi desaparecido ahora. El otro dialecto antiguo, el d'Oil, se transformó en el lenguaje de los franceses.

2 comentarios:

francisca dijo...

gracias por lo que se puede conocer con tus relatos. Espero no te moleste que siempre estoy comentando...

luciérnaga dijo...

Fantàsticas,como siempre,las notas
de sus viajes. Gracias a ellas
nosotros seguimos viajando tambièn.
Un abrazo.

L.