martes, 2 de octubre de 2007



Hace rato que ando pegado con el amor entre las rocas y el viento. El amor antes de que aparezca la vida, que supuestamente es el soporte del amor. El resultado del amor entre las rocas y el viento son los granos de arena y las aristas y las anfractuosidades de las rocas.
Será un largo poema que tiene que terminar quizás con el ulular del viento y el crujido de las rocas. Hace un par de días apareció esto escrito en la croquera destinada a guardar los borradores de ese poema. No se qué significa.


Eres una sucesión de vacíos en movimiento
que deja espacios entre sí
ocupados por materia inmóvil

Vacíos semejantes al fulgor de la blanca luna
y al silencio del hielo

Vacíos que estarán después
en otro punto del Universo
o que permanecerán eternamente
en el mismo lugar

Que parecen una vorágine
consumiendo la fragilidad de la materia y la energía
y que después se funden en un solo infinito vacío
en el cual
desaparece el universo

Te llaman de miles de maneras
Yo te llamo”sucesión de vacíos en movimiento”
y te puedo ver
en el quebrarse de las rocas
y en la espiral que en el viento
hacen los granos de arena
mientras se elevan
hacia los cielos.

3 comentarios:

floradefauno dijo...

Consigues revolverme las tripas cuando leo...

Me da ira volver, por eso 'hasta pronto'...

Cariños,
C.

PD: Mejor 'PUTAS TRISTES' que 'PUTAS MADRES' o 'PUTAS VARIAS'.

Seamusthepoet dijo...

no sé si conoce a Claudio Naranjo. O a Gurdjieff. Los Jesuítas utilizan como instrumento el eneagrama. Se trataría de un descriptor de tipos de personalidad. La idea es trabajar el mismo, y descubrir qué tipo. Y así trabajar. Es como una especie de Rorschard, no en el sentido del test, sino en el sentido de la descripción precisa.
raro aquéllo del amor entre las rocas y el viento. raro eso del amor, en realidad.
slds. buen octubre.

Bichitodeluz dijo...

Roca y viento me parece insuficiente, muestra desintegración, partículas, vacío... falta calor, quizas un poco de sol a ese amor no le haría nada mal.