domingo, 24 de junio de 2007

El crepúsculo en la Isla Elefantina, en la zona en la cual el glorioso y lento Nilo entra en el Alto Egipto. La isla se llama así porque hay formaciones de rocas que sobresalen del agua, las que, a fuerza de ser esculpidas por el agua y el viento, han adquirido una suave redondez, de modo que hacia la hora de la foto parecen pequeñas manadas de elefantes que huyesen por el río.
En la otra punta del Nilo, cerca del delta, está Alejandría, la mas griega de las ciudades egipcias. Allí vivió Kavafis, Constantino, el poeta que escribió "Ítaca", una bellísima poesía acerca del periplo que es la vida y acerca del arrojo que se necesita para vivirla.



ITACA

Cuando salgas en el viaje hacia Itaca
desea que el camino sea largo, pleno de aventuras, pleno de conocimientos.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al irritado Poseidón no temas,
tales cosas en tu ruta nunca hallarás
si elevado se mantiene tu pensamiento, si una selecta
emoción tu espíritu y tu cuerpo embarga.
A los Lestrigones y a los Cíclopes,
y al feroz Poseidón no encontrarás
si dentro de tu alma no los llevas
si tu alma no los yergue delante de ti.

Desea que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas estivales
en que con cuánta dicha, con cuánta alegría
entres a puertos nunca vistos:
detente en mercados fenicios
y adquiere las bellas mercancías,
ámbares y ébanos, marfiles y corales
y perfumes voluptuosos de toda clase,
cuantos mas abundantes perfumes voluptuosos puedas;
anda a muchas ciudades Egipcias
a aprender y aprender de los sabios.

Siempre en tus pensamientos ten a Itaca.
Llegar hasta allí es tu destino.
Pero no apures tu viaje en absoluto.
Mejor que muchos años dure:
y viejo ya ancles en la isla
rico con cuanto ganaste en el camino
sin esperar qué riquezas te dé Itaca.

Itaca te dio el bello viaje.
Sin ella no hubieras salido al camino.
Otras cosas no tiene ya que darte.


Y si pobre la encuentras, Itaca no te ha engañado.
Sabio así como llegaste a ser, con experiencia tanta
ya habrás comprendido lo que significan las Itacas.






4 comentarios:

milla-mellfü dijo...

"Itaca...Santa, evanescente...and all this voices"
Bello...
la imagen enamorada de un poeta, que se pierde en el otro,
en búsqueda de redención a través de la palabra...
Una desnudez de mármol que cala hondo...
Un espacio de sueño hermoso para compartir :)
GRACIAS

chica canifru dijo...

Si pudiera verlo con mis ojos sería feliz, muy feliz.

Bichito de luz dijo...

es un hermosisimo poema, como evidencia que lo que tenemos que disfrutar es el viaje.

"Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir" de Coplas por la muerte de su padre, Jorge Manrique.


Saludos bichosos

ANGELES, PERROS Y CARACOLES dijo...

y la tristeza... qué se hace con ella... viaja con uno?, se deja en tierra?, se olvida?, se maquilla?, se desnuda?, se destruye?.... se....se....si...eso es...