lunes, 5 de octubre de 2015

Santiago.

Ventana de oficina.
De Chirico hubiese hecho de esto una fuga hacia la geometría.
Yo solo veo el cielo mortecino en un atardecer de Santiago de Nueva Extremadura.