martes, 1 de diciembre de 2009


Hace tiempo que no venía. Demasiada vida, demasiado tráfago, demasiada existencia o inexistencia, vayase a saber. El caso es que no había venido y no puedo dar cuenta exactamente de por qué.
Recorro blogs amigos. Por ahí alguien dice que está comenzando la muerte de los blog. Mas allá de si es o no cierto, siento que me apenaría dejar de saber de algunas personas y personajes que se han ido haciendo estimados y acaso queridos. Personas y personajes que me han dejado pensando en que a través de este medio se puede entrever algo que no se podría pispar en el día a día y que vale la pena conocer. Algo respecto de la verdera esencia de los demás, de cada uno en particular.
Por un rato miro mis notas pasadas y me sorprende cuán rapidamente se han ido los yo que era en ese rato y cuán lejos de esos yo están los yo que soy ahora. Mucha agua debajo de los puentes, quizás terribles cataratas. De todos modos hay algo que no varía y que parece ser esa borra que soy verdaderamente yo, y que es semejante a la que puedo entrever en los blog de quienes visito regularmente. Me he quedado con algunos, entre muchos que son espectaculares. ¿Por qué? No lo sé. Por qué esos y no otros, no lo sé. Supongo que tiene algo que ver con los invariantes y la borra de los otros y la mía, que algo deben tener de mutua admiración, o sincronía, u orientación, de nuevo vaya uno a saber.
Una foto para dejar de ser un personaje y ser una persona. Ahora que están desapareciendo los blog y en adelante seguiré notificando al aire o al éter acerca de mis delirios y fantasías, supongo que no serán necesarios los personajes. Quizás alguien requiera ser un personaje ante sí mismo. No sé. Conozco gente así y son tan buenos como los mejores, aunque me cueste entenderlos. Me tomé la foto en Florencia antes de entrar a dar una conferencia a la que no asistió nadie porque era en el último horario del Sábado en la tarde, y no quedaba nadie en el Congreso, y los que quedaban no estaban ni ahí con ningún congreso, solo querían respirar Florencia. Ni siquiera llegaron los otros dos conferencistas. Esperé un rato y me fuí a caminar solo a sentir Florencia. Esa noche oí en la Piazza Vecchia a un bardo que cantaba Simon & Garfunkel a todo pulmón mientras el cielo estaba negro. Ahora que mueren los blog y el cielo se pone negro, supongo que quedarán bardos que canten en sus abandonados blog esperando que su voz sea oída nada más que por el aire y el éter, sin necesitar ser un personaje ante sí mismo. No me los voy a perder. Por ningún motivo me los voy a perder.


7 comentarios:

SUREANDO dijo...

Nada de eso Mahiakeff, al menos mi blog no va a morir por el momento, al menos que muera su dueña.. ¿chi lo sa?

fidelio dijo...

que bueno saberlo, necesitaba escuchar lo contrario a una despedida.

luciérnaga dijo...

Que bueno que hemos podido volver
a leerlo. Y ¿Cuándo La Embriaguez?
Un abrazo grande.

L.

difusa dijo...

Nunca has sido un personaje, has sido tu "a pesar" de tus personajes ...

"You can out-distance that which is running after you, but not what is running within you." Rwandan Proverb

Cariños,

• •
ˆ

Marcelo Zuñiga dijo...

Muriendo los blogs... mmhhh puede ser, pero también puede ser, aunque no sea más que una secreta esperanza, que estén muriendo los blogueros de moda...
En todo caso a usted siempre se le extraña.
Un abrazo

Rodrigo dijo...

Usted sabe que hay cosas que no mueren, que se quedan para siempre como cielo estrellado u hojita de acacia....

Lo que si se termina, son los blogs de blogueros, y no los blogs de aquellos que escriben para el aire y el éter, para si mismos y la humanidad, para el reposo y el huracán....esos, esos no mueren, porque la letra que los habita tiene hálito propio.

Pero, además, porque aunque sean las ultimas horas del sábado, en los suspiros finales de un congreso en Florencia o Cartagena, aunque nadie vaya o venga, o nadie entienda ni pregunte, ahí se está; para el aire y el éter, para uno y la humanidad, para el reposo y el huracán...

para la vida misma a fin de cuentas.

saludos

krispo dijo...

Al fin actualizaste, jajaja no te pierdas, besos