sábado, 27 de septiembre de 2008

Termino "Cometas en el cielo", el bellísimo y conmovedor libro de Khaled Hosseini. Hay una canción de bodas farsí:
Convierte la mañana en una llave y arrójala al pozo
ve despacio, ancantadora luna, ve despacio.
Deja que el sol de la mañana se olvide de salir por el este
ve despacio, encantadora luna, ve despacio.
Varias veces he sentido gotas de agua que surcan mis mejillas buscando el viento mientras leía a Hosseini. Es una mañana que dificilmente olvidaré. La planta de los poetas ha florecido y estalla en un cimbreante blanco afuera de mi ventana. Me levantaré y beberé una copa de algún licor dulce a la salud de Hosseini y de todos los hombres y mujeres que saben cantar el alma humana.

5 comentarios:

Sureando dijo...

Me uno al brindis.

Claudia Canifru dijo...

Me parece que yo vi la película. Claro que el libro debe ser mil veces más mejol.

Saludos doc.

Vidia dijo...

Sin duda que había algo de cierto... soy bipolar y estaba descompensada. Ni tanto, tampoco, soy rigurosa con mi tratamiento y simplemente había que ajustar los medicamentos. Además soy del tipo 2, mis "patinadas" nunca han sido exageradas. Tal vez ella haya tenidos malas experiencias con bipolares antes, y le dio miedo que me descontrolara. En ese caso, pienso yo, no debería atender este tipo de pacientes. Malo para ella, malo - mucho más - para el paciente...

fidelio dijo...

¿y cuál sería la planta de los poetas mmm...?

Waiting for Godot dijo...

Tengo que recordarlo, creo que fue ese o Coquito. Le tengo que preguntar a mi mami donde aprendí a leer :) Besos.