lunes, 7 de abril de 2008

Cambio de computador. De un Asus que pesa 1,4 kgrs., livianito y cordial, me paso a un HP Pavillion tablet, o sea puedo escribir con un lápiz en la pantalla, que gira. Sale una maravilla, entra otra. Mmh. Me suena.
Ayer almorcé en el Mare Nostrum de Príncipe de Gales. Muy recomendable. Excelente comida peruvian. Un poco lento no más pero sirvió para conversar y reír. Pulpo en aceite de oliva, corvina en frutos del mar, vino blanquísimo (chilenito). Lugar: un siete.
La Ilíada me sigue alucinando. También el viejo Ezra, en el cual avanzo poquito a poco. El cielo está resplandeciente. Se ha limpiado. Tanta cosa que viene bien en la vida, los amigos, la risa, la ilíada y los cielos que se limpian...



3 comentarios:

francisca dijo...

tarea pendiente el releer La Iliada, desde hace tanto.

gracias por la visita!

francisca dijo...

la otra vez comí, en otro lugar, pulpo en salsa de aceituna amarga, también receta peruana...buenísimo!
(a propósito de nada)

FuriosaCanifru dijo...

Es que no hay como la buena comida (y la peruana es una de mis favoritas), y la buena literatura.

Nos vemos por allá abajo!