martes, 18 de marzo de 2008

Una amiga del alma me regaló hace un tiempo un libro acerca de la obra de un pintor-arquitecto, Hundertwasser. Le pregunté que por qué, y me dijo riendo a carcajadas "¡Porque está loco como tú!!".
Años después estuve en Viena, y una de las atracciones es la casa, el barrio mas bien, proyectado por este pintor vienés a quien le pidieron que hiciera de arquitecto. Es a todo dar. Las fotos lo muestran Caminar por ahí es asomarse a la locura "de la buena", creadora y magnánima. A Viena le hizo bien Hundertwasser, y al mundo entero creo yo.



La entrada al barrio. Noten las columnas, los colores de los balcones, los mosaicos con y sin arabescos, la calidez. Es como barrio de pueblo pero loco.



Un balcón para tomar cafecito. No café, cafecito. Dan ganas de conversar, echar el pelo, dejar pasar la vida en estos rincones. La pinta de Hundertwasser era mas o menos así: dejar pasar la vida en buena.



Aquí un negocio de baratijas para los turistas. Colorinche hasta los tuétanos en medio de la augusta Viena. No sé si mi amiga tendrá razón o no. Lo cierto es que la pasé magnífico en el barrio Hundertwasser, aunque creo que a cualquiera le podría pasar. Después me subí a un tranvía y me fuí a pasear al centro, y bebí una cerveza vienesa en homenaje a Hundertwasser y a todos los locos en buena que pueblan, para bien del cosmos, la accidentada y esplendorosa faz de la tierra.

4 comentarios:

Caminodelsur dijo...

Que mejor brindis, que ¡por todos los locos que pueblan la tierra!, está lindo. Que pintoresco, gracias otra vez por este barniz de cultura y gracias por tus palabras en mi sur.

besos

Vidia dijo...

el otro día visité el departamento de un amigo, que ha tenido problemas de depresión. Era todo colorinche. Ls paredes eran verde manzana, azul, sandía... y tenía candelabros de vidrios pintados y una multitud de objetos de colores. Entré y me sentí alegre. Me explicó que, precisamente, había decorado así para causarse ese efecto. Y por dios que funciona.

difusa dijo...

Los muros de mi living comedor son SANDIA y con textura con muebles heredas de tataras abuelas y otros de maderas brasileras de demolición. Ecléctico total!

mahiakeff dijo...

Camino: a sus gratas ordenes...
Vidia: ciertísimo. Cuando vienen los malos tiempos hay que plantarles cara como sea. Y los colores ayudan, como tantas otras cosas bellas que hay por ahí. Saludos.
Difu: Sandía y ecléctico. Creeme que jamás lo hubiera pensado. Jejeje... Abrazo.