jueves, 27 de marzo de 2008


No lo podía creer. A la entrada del Museo de Atlanta estaba esta escultura de Rodin que había visto en los jardínes de uno de los museos mas conmovedores del mundo, el Rodin de Paris, que queda cerca de Los Inválidos. Es una de las tres gracias que coronan la Puerta del Infierno, una de las tres sombras que despiden a las almas a la entrada del Infierno. Estaba allí recortada contra el cielo de Atlanta, en medio de gigantescos edificios, en un tono totalmente distinto al que tiene en su casa parisina. Aquí parece alguien que viene llegando de una juerga o alguien que está partiendo hacia el infinito.
Es linda Atlanta. La ciudad de Martin Luther King, de la Coca Cola, de los parques gigantescos. Y de la exquisita estatua de Rodin que ha dejado de estar a las puertas del infierno para irse en una generosa juerga.

1 comentario:

Caminodelsur dijo...

Si que es extraña la figura parece de estos muertos en vida.

Pili O.