jueves, 24 de enero de 2008



Estaba en el jardín del Palacio del Belvedere Alto, en Viena, en Octubre pasado, cuando esta señorita blanca con patas de caballo se me puso detrás. Llegó de improviso podría decirse y me pilló desprevenido. Venía volando. En la foto recién ha dejado de batir las alas.

Al fondo está el Palacio del Belvedere Bajo. Los jardines y las fuentes entre los dos palacios son espectaculares. Invitan al paseo y el jolgorio. Invitan a estar alegre. De seguro los vieneses de antaño los aprovecharon totalmente, y deben haber hecho buenas fiestas. A mas de alguno le debe haber salido de la nada, volando desde quizás donde, una de estas señoritas, tan calladas y gallardas, como la que llegó a hacerme compañía.

Traté de ser un caballero. Me quedé lo que más pude. Siempre cumplido. Cuando llegó la hora de despedirse hice una venia a la vienesa, casi topé el suelo con la frente y posé una rodilla sobre el cemento para besar su pata. Pero no quiso. Sonreía como si fuese un rayo de luna. Me hizo un movimiento de vaivén con las pechugas, como que no quiere la cosa -nadie mas se dió cuenta- y luego se quedó inmovil.

Menuda aventura. Batir de alas, el Belvedere, las musas y el vaivén de las pechugas. Si van a Viena no se lo pierdan. Aparecen de la nada. Bueno, no cabe duda: las mujeres así siempre aparecen de la nada.



10 comentarios:

difusa dijo...

Tan don juanesco toda la descripción hasta que tenías que usar PECHUGAS!!!, algo más contexualizado o ad hoc!!!
Buena memoria ...chaolin!

mahiakeff dijo...

¡Jajajajajaaaa!!! Buena Difusa, siempre pendiente del buen léxico y la estética... Bien, bien: haremos lo posible en el futuro.
Entre paréntesis, se aceptan sugerencias para las pechugas.

Pagana dijo...

La señora que te movió las pechugas no tendrá patas de león?

Porque mujer y felina, madre santa, menos mal que le caíste en gracia!

Beso

difusa dijo...

Sugerencias: Me hizo un movimiento de vaivén con su imponente FRONTIS, ARMADURA ...o por último ya parachoques, pero no con el sueño del PIBE!

FuriosaCanifru dijo...

Igual salió sonriente en la foto. Hasta me imaginé toda la escena, y la palabra pechuga no me molestó para nada.

Igual la difusa tiene razón don loco.

luciérnaga dijo...

Si uno no supiera cómo son los
varones, capaz que creyera el cuento, y podría pensar que la
dama blanca se dijo: detrás de este
cara de ingenuo (ja!) y de buena
facha me pongo.
Un abrazo.

L.

Vidia dijo...

Buenamoza ella, en todo caso. El asunto del nombre de esas presas no es menor. Un amigo hizo una exposición sobre el tema, y el cómo llamarla fue un largo debate, y la decisión de todas formas no dejó conforme a todo el mundo. Le llamó "pechos"... peronalmente prefiero tetas, por lo universal.

Caminodelsur dijo...

jajajjaaja!!!, lo que surge de un paisaje vienes, una mente brillante y un par de buenas... razones.


:)

eros y tanatos dijo...

Un voto a favor de Vidia... Besos

ANGELES, PERROS Y CARACOLES dijo...

ES CURIOSO, PERO PERO ENTRE JUEGO Y REALIDAD, SI ME PREGUNTAS A MI... TENGO LA SENSACIÓN DE QUE EN ESAS TIERRAS AN DE ANDAR REVOLONTEANDO ALGUNAS VIENENSAS ASÍ DE PERTURBADORAS. YO NO TUVE MÁS QUE TEMERLES, PUES EN MEDIO DE TANTO IMPERIO Y MAJESTUOSIDAD, YO SOLA EN ESA CIUDAD VI CÓMO UNA DE ESTAS DEVORÓSE A MI SUJETO AMADO... SIN DEJARME NI UN SÓLO BOCADO...

MORALEJA: NUNCA CONFIÍES EN UNA VIENESA.