miércoles, 5 de diciembre de 2007

Ayer llegue a Budapest, la hermosa aunque decaida Budapest. Estuve paseando por el resplandeciente Puente de las Cadenas, por la estupenda Plaza de los Heroes, y termine en la noche en el Karpatian, un restaurant de comida magyar donde se come sopa de gulash y ganso asado. Ahora en la manana me voy a un city tour y despues (nada puede ser perfecto) a un congreso de psiquiatria. Hay cosas peores.
Budapest es una mujer que llora. Ha caido en desgracia despues de ser una princesa. Ha pasado lo mismo por donde hallan estado los rusoskis parece. No tienen buena mano los ivanes. Aqui se ve a la gente triste y a la ciudad caida. Con arrestos de princesa, eso si, no se puede negar. De maravillosa princesa que ha resplandecido.
A ver que mas trae. Budapest.

4 comentarios:

carola dijo...

Para qué tratar de venderle la pomada a un psiquiatra: ME ESTOY MURIENDO DE LA ENVIDIA y no es ni un poco sana. Es envidia pura y bieeen negra...
Bueno nunca tanto en realidad... pero en fin, estás paseándote por las calles de Budapest, una ciudad que sólo he conocido por libro... De hecho me acuerdo de un best seller que no tenía por dónde, pero que me devoré igual, solamente por recorrer un poquito mas de budapest... Tu dices que es una princesa en decadencia y la verdad, yo tengo una debilidad curiosa por la decadencia. Más ganas me dan de conocerla ahora...En fin... Suerte y disfruta.

Pagana dijo...

Das asco, eh? será posible que cada vez que entre a tu blog me llene de envidia? :P

No, es broma, chileno feo.

Pasala bien, se te quiere y se te extraña.

Besos

FuriosaCanifru dijo...

Yo por pega a Iquique nomás!!!

Un abrazo y pásalo chancho.

luciérnaga dijo...

Yo a Rengo (Cerrillos). Ja, Ja.
¡Que risa!
Buda y Pest ¿Siempre distintos?
Espero que disfrute lo más que
pueda.
Un tremendo abrazo.

L.