lunes, 19 de noviembre de 2007

Entra un troyano a mi PC. Me disloca el teclado de modo que lo que escribo es irreconocible y no tiene significado. Escaneo con un antiviral actualizado al minuto y las cosas siguen igual. Un segundo antiviral y sucede lo mismo. Llamo al técnico, un tipo que me ha salvado de varias satisfactoriamente, y no encuentra nada. Se mete al BIOS del computador (¡!...) y desacopla un par de cosas, con lo cual el teclado vuelve a funcionar. Dice que no era un virus. Se va y media hora después estoy exactamente donde había partido. Estoy solo en el universo y el asunto depende de mí. Estoy seguro de que es un virus porque el comp está raro, huele mal.
En USA compré un tiempo atrás un CD con un limpiador de espías. Lo instalo, lo actualizo y lo echo a correr. Y ahí aparece. Un troyabo oculto en un archivo de sistema, despidiendo mierda suavemente.
Es un placer apuntar y disparar. Lo hago polvo. No quedan ni siquiera fragmentos. Recorro los campos del computador, lo huelo, y ahora se comporta tan admirablemente como siempre, a salvo de las excretas que lo atosigaban y lo hacían entorpecer. Escribo un rato, por puro placer, en "Uno", una nouvelle que se está escribiendo solita, por ratos, y con ninguna otra intención que soltar la mano. El PC se comporta como un alazán que hubiese dejado atrás un mal sueño.
Tanto troyano que anda por ahí, y no solo en los PC.

10 comentarios:

Pagana dijo...

jejejejeje
Y ni hablar de las troyanas!

Un beso, feito.

Rodrigo dijo...

tal cual...

tanto troyano y troyana que anda por ahi..., en el extra y en el intra...

con más encándalo o también carcomiendo el disco duro, lentamente...

un abrazotres

FuriosaCanifru dijo...

Y yo que me creía pulenta sintiéndome estabilizada!!!

El día que publiquí lo escrito supongo que me vai a invitar al lanzamiento, ¿onofre?

Saludos don loco.

yus dijo...

troyanos en el cerebro... igual hay algunos que te salvan cuando tu cerebro se apaga (a mi por lo menos me han salvado un par de veces).
aunque la mayoría de las veces te dejan con esa sensacion de decir lo q no querías o querer lo q no debieras. mmmm... me prestas tu programita?

Bichitodeluz dijo...

así no más es, me acordé de la canción que dice ...

...tanto loco que anda suelto
dame una cita
vamos al parque...

claro estos troyanos no esperan ser citados, que infecto-contagioso, ¿no?

Salud

Marcelo Zuñiga dijo...

Una sola duda que puedo expresar;
¿cómo uno se da cuenta si le toco el papel de troyano o el de técnico?
En todo caso preferiría ser el troyano... ya hay muy buenos técnicos...
Saludos,

Gerardo González García - triplege - dijo...

Debería crear un programa para poder sacarlos físicamente del PC, tirarlos al suelo y aplastarlos como a una cucaracha. Crujirían. Cruchhh..!

Ani dijo...

Jajajajajaa.. uno ni se imagina donde y cómo se instalan estas cosas, sólo haciendo "limpieza" profunda, podemos deshacernos de estos "troyan@"..

Saludos!


(me sorprendió tu coment en mi blog)

luciérnaga dijo...

En una de esas los troyanos piensan
que dentro de los PC está el
espíritu de Helena.
Uy! Que fome.
Abrazos y abrazos.

L.

mahiakeff dijo...

Pagana: eso... ni hablar...
Rodrigo: gracias por la visita, querido amigo. También pueden carcomer el corazón duro, y ahí si que ya no hay caso.
Furiosilla: mirenla... estabilizada, jejeje... Felicitaciones, doña Furiosilla, por encontrar la paz y la felicidad en las pequeñas cosas de la vida.
Yus: si, igual hay algunos que te salvan, al menos eso he creído o he querido creer. Los troyanos están locos, pero los que te salvan.... esos si que no tienen vuelta!!!!
Bichito: mira, de verdad cuando voy a comer, jamás pido locos porque hay tanto dando vueltas que mas encima comérselos...
Marcelito: trayano siempre. Hasta la muerte. Si no, pregunte. Igual que usted no mas pues....
Gerardo: ¿a los que los fabrican dice usted señor? Si es así, de acordeón. Gracias por su visita. Gracias.
Ani: ahí está el problema pues. Uno termina sin saber si lo que tiene adentro del compu es propio, troyano o derivado de troyano. Yo trabajo en eso y ni te digo lo difícil qu es a veces... Gracias por su visita. Saludos.
Luciérnaga: oiga... el espíritu de Helena... Conozco a una que lo tiene y está dedicada al teatro dicen. Saludote.