domingo, 28 de octubre de 2007

Despierto temprano. Después del café leo a uno de mis favoritos, Li Po. Este es uno de los poemas que mas me gustan:


Bebo en el Monte del Dragón (Jiu Ri Long Shan Yin)

El noveno día bebo en el Monte del Dragón
las flores amarillas se ríen del exiliado
Borracho, veo como el viento se lleva mi gorro
y me quedo bailando con la luna.


Li Po se llamaba a sí mismo "el exiliado". Después de ser poeta de la corte del mandarín, su espíritu revoltoso lo hizo implicarse en una conspiración y lo desterraron. No pudo llegar a su destino porque sus amigos en cada aldea le hacían una celebración que duraba días, y estaba en camino cuando llegó la noticia de que se le levantaba el castigo. Se devolvió y pasó lo mismo: de fiesta en fiesta. Murió ahogado una noche en que, yendo en bote en un lago, trató de abrazar a la luna que se reflejaba en el agua.



Esta es la hermosa glorieta del Palacio de Schönbrun, en Viena. Atrás, el sol se esconde.


Y este es uno de los estanques del Palacio. Se vivía bien en Schönbrun. Al estilo imperial.

6 comentarios:

Mariana dijo...

El Schönbrun la lleva!!!!!!!

no sabes cuanto te odio en este momento.......
buaaaaaaaaaaaaa
yo kero estar alla...

luciérnaga dijo...

Li Po
Lamentablemente perdí el poema;
pero de algo me acuerdo. Más o
menos:
"Con el rubio vino
la alegría es fácil,
no hay pena que venga
a enturbiar mi placer;
si bailo la luna me mira
guiñándome un ojo,
mi sombra ¡que torpe!
se enreda en mis pies."

y/o
..."aunque vaya solo
siempre somos tres.
mi amiga la luna que
brilla en el cielo y
mi sombra que entonces
viene también."

Un abrazo.

LATIDOS URBANOS dijo...

Y todavía por allá??????...te envidio...sanamente je je je

Siga pasándolo "malito" entonces...

SL2

Bichitodeluz dijo...

Que lindas fotos, tremendo paseo, me parece que ahora estás de vacaciones de las vacaciones.

Buen poeta Li Po, murió en sus lides en buen chileno, "con la botas puestas"

saludos

Sativa dijo...

Juro que esto ya lo había leído antes... será un deja vu, que le dicen?

Pagana dijo...

Tu y tus historias exquisitas...

Oye, linda glorieta. Podrías invitarme a cenar allí, verdad?

Besos ricos.