viernes, 5 de octubre de 2007

Barnacle

Leo las "Cartas de amor a Nora Barnacle", la compílación de las 64 cartas que se conservan de la correspondencia enviada por James Joyce a su esposa Nora, una (quizás)pelirroja de Galway mientras vivía en Italia ganandose la vida.
Son estremecedoras. Aparecen los dos Joyce, que son los dos seres que hay en cada hombre: el ardiente ser carnal, el fauno, y el poeta que se asoma al Parnaso, el alucinado por los cielos. Joyce se propuso con valentía escribir absolutamente todo lo que pasaba por su mente, e intenta cumplir con esa norma hasta el extremo, por lo cual estos dos seres aparecen en toda su majestad y magnificencia.
Nora no le va en zaga. Por lo que se entrelee, ella también entregaba hasta el fondo de su experiencia y se la presentaba a Joyce del modo mas ardiente, buscando en el fondo de la olla para raspar sin miramiento alguno, y sin mas tope que intentar algo de delicadeza. Supongo que Joyce no habría sido Joyce sin la Barnacle.
El editor dice que Joyce intentó conocer a otro ser y sumirse en él (ella) mas allá incluso del amor y del odio, de la pasión y el remordimiento. Yo creo que no fue Joyce: fueron ambos. No sé si la Barnacle estuvo a la altura de Joyce o si fue al revés, o si ambos tuvieron la suerte de que en su vida encontraron el milagro que a veces se produce, que dos seres que vienen de otros mundos se encuientran de pasada en éste. Lo que haya sido, no he podido dejar de sonreír quedamente mientras frente a la pantalla pienso en la cara de cada cual recibiendo la carta del otro, como mensajes de un mundo luminoso que cae como cascada de palomas, y que hacen que el hecho de que ocurran milagros sea enteramente natural.

4 comentarios:

Sureando dijo...

"tu amor me ha traspasado y mi espíritu es un ópalo lleno de matices y colores sutiles y extraños, de cálida luz y ágiles sombras; de música interrumpida."

"a otros entregué mi orgullo y mi alegría. A ti te doy mi pecado, mi locura, mi debilidad y mi tristeza."
"Sálvame, fiel amor mío! Sálvame de la malicia de este mundo y de mi propio corazón!"

Yo también he leído las cartas, y sí...son magníficas y estremecedoras.

Blue Marble dijo...

No las he leido, pero parecen bien interesantes!

Lei, creo que era en las edades de Lulu, que no todo el mundo iba a ser capaz de vivir pasion en el amor. Eso fue algo que me hizo pensar mucho y me parecio mal. Por que no todo el mundo puede vivir la pasion? Por que no todo el mundo se va a enamorar y se va a conocer a si mismo y va a mejorar como persona a traves del amor?
Pense mucho sobre ello durante mucho tiempo.

Ahora que mencionas en el blog la palabra milagro: que dos personas de se encuentren y creen algo extraordinario, me hace pensar que realmente que ese tipo de encuentros lo son. Son trascendentales y cambian la vida. Maravilloso no?

FuriosaCanifru dijo...

No las he leído, y me quedé con ganas de hacerlo.

Saludos don loco.

Pedrugo dijo...

Te lo robé, no pude aguantarme. Es que el comentario está muy bueno, amén de que encontré en el acto una copia del libro en digital, aquí .
Lo pegué en el blog de libros, que espero algún día te decidas a dignar con tus comentarios de propia mano.
Maldita plataforma esta que usas, tan inhóspita. Cámbiate a Bligoo.
Te dejo un abrazo.
Pedro