sábado, 15 de septiembre de 2007


Días de vacaciones. Vienen bien. Está agitada la vida, y eso que no alcanzo a hacerme de todos los hilos y apenas atiendo a los que conducen a algún incendio. El resto... que sea lo que Dios quiera.
Por ahí el viernes tuve que irme de verso, un brindis en el hospital con todo el equipo, un equipo espectacular de gente buena onda super trabajadora. El verso tuvo que ver con las fiestas y salió que la Patria no es una tierra ni los límites de ella sino los ojos con que se cruza uno cada día en el pasillo o en la consulta o en el auditorio, los ojos con que se van hilvanando los pequeños cariños y los grandes amores. Esos ojos son la Patria y por eso, compañeros bla bla bla bla. Salú. Todo el mundo levantó la copa hasta el cielo y por un momento parecía que la suma de los cristales de las copas eran todas una inmensa sonrisa. Me parece que a mas de alguien se le ocurrió lo mismo porque andaban después todos sonrisales y persiguiendo las botellas, así es que mejor me puse a repartir el sagrado líquido antes que empezaran las reyertas y pendencias por conseguirlo. Al final, huí por un costado y me fuí a otra cosa mariposa, que también reclamaba mi atención.
Me he dado cuenta que me gustan las cuecas y las empanadas. El tintolio ni que decir. Afuera, uno pide un vino y le traen cosas que son bastante parecidas a un vino y que, a fin de cuentas, ya se sabe, la necesidad tiene cara de hereje, la ocasión la pintan calva y todo eso, se pueden tomar de todos modos. Pero un tinto con empanadas... impagable. Las fondas me dan un poco de lata, pero que va, igual hay que aperrar. Como en la vida entera. Piola y sin que se note si te gusta o no. Sonrisa pep y listo. Pase a servirse mas. La única vez que no pude hacerlo fue cuando me exigieron repetirme los chapaleles en Chiloé. Me encanta Chiloé, pero los chapaleles... Puse cara de perro y dejé claro que con los chapaleles hicieran un lulo. Pero en el resto, aperrar y piola.
Por eso vienen bien las vacaciones. Porque si quiero bien y si no bien también. Voy por empanadas y tintolio, que vienen precisos. Aprovecharé de visitar a los buenos amigos blogueros y saber de sus virtuales vidas. Buen tiempo las vacaciones. Sirven para poner los amores, la Patria, en orden.



8 comentarios:

Bichito de luz dijo...

Pues entonces a disfrutar,
felices fiestas.

¡Viva Chile miiiiher...mosa patria!

Abrazos
B

Sativa dijo...

Querido: Opino lo mismo en todo, inlcuídos los chapaleles... qué cosas tan malas! Yo estoy convocando a una fonda de las buenas, mire en mi blog y se enterará. Como le gustan las cuecas, le sugiero darse una vuelta hoy temprano, que se programan cuecas bravas al principio del show. Ojalá se anime y nos topemos, yo iré con amigos

floradefauno dijo...

Un día alguien me dijo: 'No sólo hay que serlo, sino parecerlo...' Para el otro lado también duele.
Saludos,

Ella

floradefauno dijo...

...continuacion...

'Cuídame... ya ves lo vulnerable que estoy... y también sabes por qué...'
Saludos,

Ella

Frank Nicotine dijo...

¿Chapaleles? ¿fonda? ¿cuecas?...¿Cuàntas botellas te empujaste antes de escribir el post? ¿O es por que eres chileno? ¿Se te aparece Pinochet vestido de colegiala y Salvador Allende latigàndole las posaderas? ¿De què hiba el post? ¿Què hay de malo en una empanada con una copa de Grange 1951? ¿Por què el nombre que usa tu primera comentarista siempre me mata de risa?...ando con una fiebre de los mil demonios, disculpa el desvario y màndale a mi secretaria la cuenta de los daños.

Rodrigo dijo...

abrazo querido Amigo...
mire usté como le alcanza para todo y todos...
ya te imagino en el zapateo
y en el brindis a lo humano
y lo divino,
llevando en la mano un vaso
de buen vino
y enviando a dormir a morfeo...

salú...

gracias por la notas de allá, ese era el sentimiento, precisamente ese..

abrazos

FuriosaCanifru dijo...

Estoy tratando de arreglar mi problema de los comentarios, porque soy harto agilá pal html. Pero si achicas la pantalla, el blog se ve mejor!

Descanse y vuelva con sus post de esos que me gustan

Sativa dijo...

Pucha, mi estimado, me hubiera gustado tanto haber coincidido en alguno de mis carretes con usted pero no tuve cómo ubicarle... en todo caso, me queda agenda todavía, eh? Descansé un par de días en Valpo, y recargué pilas para atacar el fin de semana como corresponde, así que, el que sea valiente que me siga, ¡al abordaje, muchachos!