lunes, 16 de julio de 2007

XII. Testamento:




“Solo uno me amó de veras.
Pasaba todos los días
sin hablarme
planeaba en su avioneta sobre el campo
hacía un solitario loop
meticulosamente
con el objeto de hacerme sentir que no estaba sola
que no estaría nunca sola
a pesar de todo.
A Él
tan solo a Él
le dejo mi recuerdo”.


Hay unos labios estampados sobre el papel.

5 comentarios:

Pagana dijo...

Suena a amarga despedida...
Me angustia.

chica canifru dijo...

A mi me gustó,es como melancólico.
Que quiere decir et?

Megumi-san dijo...

Uff, por lo menos tienes a quién dejarles recuerdos...

Que triste y meláncolico, pero que bonito al mismo tiempo...

mahiakeff dijo...

Pagana: como verás, es una despedida...
Chica: "Y", en francés. ¿Et, cuando uno de tus nuevos post?
Megumi-San: nunca había pensado en eso: tener alguien a quién dejarle tus recuerdos. Se agradece...

Bichito de luz dijo...

¡al menos uno!, aunque este enamorado me recuerda al perro del hortelano, más que amor me parece marcaba territorio