jueves, 21 de junio de 2007

Evanescente


Vistos
los sueños en los cuales has yacido envuelta
los tejidos cubiertos por la celeste luz de tus párpados
los mármoles, las alas de los bergantines, las sombras
mas aún, los textos de tus recuerdos
el olor que se niega a desaparecer
los blancos abrazos, la lluvia de tiempo
hundo una garra en mis entrañas
las elevo al sol
y me duermo persiguiendo tus huellas por otros mundos,
bajo otros cipreses
para hacerte volver silenciosa
sobre estos llameantes pastizales.







2 comentarios:

eros y tanatos dijo...

Sonrío, evanescente, con tu olor, evanescente...

Bichito de luz dijo...

Porque será que el recuerdo tiene olor, tiene llama, no así la ausencia, que tiene dolor, frío marmóreo lascerante.


Bichosos ojos te leen