lunes, 21 de mayo de 2007

Anotaciones de San Diego.

1.- un árbol de corteza anaranjada, como los cielos de Oriente, de ramas gruesas y nudosas, coronadas por una flor de pétalos delgados, rojos y resplandecientes. No tiene hojas y las flores parecen pequeñas llamas suspendidas en el aire.

2.- la quieta y verde agua del Pacífico. Se extiende hasta el horizonte, mas allá de las posibilidades de capturarla con la mirada.

3.- Smirnoff Ice. Botella blanca, líquido blanco, delicada cantidad de vodka. Dios salve al Rey.

4.- The Field. Irish Pub. The Field. Irish Pub. The Field, Irish Pub. Nada que decir. Sombras en el muro, sombras en la cerveza, sombras negras por todas partes.



Entre mis viejos papeles encontré esto. Son de la época dura, antes del período que pasé indagando en las formas orientales ("Anaranjados los cielos de Oriente...").



He sido una ráfaga de viento
que ha entrado por tus ojos
y te ha cegado por un momento.
Un pedazo de sueño
que ha revoloteado en tu corazón.
Un pájaro de fuego
lamiendote las entrañas.
Un glaciar
que te ha corrido por las venas.


un delicado aroma
que se ha deshecho en la boca
el aleteo de un colibrí
la sombra de la muerte
una infinita voz.

1 comentario:

Pagana dijo...

Uy, me encantó el poema...
Etereo, él y ella...

Un abrazo enorme, querído.